4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

Bárbara nos descubre el origen de sus dichos preferidos

Uno de los motivos por los cuales me embarqué en el mundo profesional del periodismo fue mi pasión por la(s) lengua(s). La ortografía, la gramática, la sintaxis… Sí. Yo era una de esas “frikis” a la que le encantaba hacer los “arbolitos” de análisis sintáctico en el colegio. Pero lo que todavía me fascina más son las frases hechas. Me encantan. Y mi delirio pasional por los refranes me llevó a investigar sus orígenes, algunos de los cuales he decidido compartir hoy aquí. ¡Vamos!

¡A buenas horas mangas verdes!

Este dicho se remonta a los tiempos de la Santa Hermandad, un cuerpo de seguridad de Castilla en la Edad Media para defenderse del bandolerismo y de los delincuentes. Los miembros de este cuerpo vestían un uniforme que tenía unas bocamangas verdes como elemento más visible. Se cuenta que la Santa Hermandad fue adquiriendo fama de lenta e ineficaz, pues llegaban al lugar de los hechos cuando la gente afectada ya había solucionado el problema. Por eso, el pueblo, cuando los veían aparecer solía exclamar… ¡A buenas horas mangas verdes!

Salvarse por los pelos.

En 1809 se dictó una orden que obligaba a los marineros a cortarse el pelo. No obstante, hay quienes se quejaron de esta orden pues algunos artilleros de la Marina expresaron la gran utilidad de llevar el pelo largo: en caso de caída al mar, sus melenas podían servirles de agarradero para poder ser salvados. Las quejas tuvieron sus resultados y derogaron la orden y así, los marineros (muchos no sabían nadar) podrían salvarse por los pelos 😉

Pasar la noche en vela.

Para que los aspirantes pudieran ser armados caballeros e ingresar en alguna orden militar o caballeresca debían velar las armas durante toda la noche vestidos con una túnica en blanco después de confesarse y comulgar. De aquí, que cuando alguien no duerme en toda la noche pasa la noche en vela…

Tirar la casa por la ventana.

En el siglo XIX había la costumbre en España de que aquél al que le tocaba la lotería (instaurada por el rey Carlos III en 1763) tiraba por la ventana todos los muebles y objetos viejos de la casa, dando a entender que se iniciaba una nueva vida. Por ello, cuando alguien realiza gastos muy superiores a los que acostumbra o por encima de sus posibilidades económicas decimos que ha tirado la casa por la ventana!

Llevar al huerto.

El origen de este refrán tiene dos vertientes. Por un lado, este “huerto” hace referencia al Huerto de los Olivos, lugar al que fue llevado Jesucristo con engaños y después fue traicionado por Judas. Por otro lado, puede perfectamente referirse también al huerto de Melibea, en el que con los engaños y artimañas de Celestina, la joven doncella se encuentra con el apuesto Calisto. A todo ello, cabe destacar que el huerto era un lugar frecuente de citas amorosas en la literatura medieval y renacentista.

A ojo de buen cubero.

El origen de esta expresión nos remonta a la falta de reglamentación que antiguamente existía en los diferentes reinos o regiones con respecto a las diversas medidas. La capacidad de las cubas, que servían para guardar o transportar líquidos como agua, vino, aceite, etc., variaban según el reino al que perteneciese el cubero que las hubiese fabricado. Por eso, cuando había que medir la capacidad de aquellas cubas sin necesidad de vaciarlas y llenarlas de nuevo, se hacía a ojo de buen cubero.

¿Conocías el porqué de estas expresiones? Aquí solo he explicado seis pero si me animo os puedo llegar a contar cientos más! ¿Os apetece conocer algunas más?

Palabra de Bárbara.

AVATAR-BARBARA*Bárbara se licenció en Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona porque su vocación desde bien pequeña era contar historias. Ha colaborado en diversos medios de comunicación culturales y de tendencias, y ahora también está con nosotros en nuestro Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram