4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

Bárbara y sus recomendaciones para viajar con pequeños

Cuando nació Lola sabía que se acababa viajar tal y como lo había hecho hasta entonces. Y, vamos a ser realistas, es cierto. Viajar con niños es infinitamente distinto que viajar con amigas o sola, en todos los niveles. Pero si algo he aprendido en estos últimos ocho años (y es que Lola viaja desde que era una renacuaja) es que viajar acompañada de mi pequeña es fácil siempre y cuando tenga en cuenta varias cositas.

Así que de esto voy a hablar, de mis tips para que las dos lo pasemos bien. Si cumplimos esto consideramos el viaje un éxito total.

En primer lugar y lo más importante de todo es la paciencia. Los niños son siempre impredecibles y esto conlleva tener que variar el itinerario, las actividades programadas o incluso una comida. Siempre hay que tener en cuenta que para ellos todo es más y esto puede cansarlos o ponerlos de mala luna. Hay que aprender a ceder (por ambas partes) y modificar lo que sea necesario para que podamos disfrutar de todo lo que queremos hacer.

Otra cosalearning-928638_1920 esencial es escoger el destino correctamente. Buscar un sitio con actividades pensadas para ellos, que puedan correr y saltar y también descansar. Además para mi es primordial que sea un país seguro y con un sistema sanitario en buenas condiciones. Para nada del mundo iría con mi hija a un sitio donde corramos algún peligro. ¡Ah! Y algo que nunca falla en la planificación es contratar un buen seguro de viaje para las dos, que nunca se sabe lo que puede pasar.

A nosotras nos encanta pensar el viaje juntas, que ella pueda elegir actividades, excursiones, visitas que le interesen. Así consigo que esté más motivada y que tenga ganas de vivir aquello de lo que se ha informado. De esta forma me aseguro de elegir las actividades apropiadas. Es cierto que somos más de improvisar y descubrir, pero siempre tenemos alguna cosa preparada.

Hace ya unos años hicimos una escapada en la que no consiguió pegar ojo en toda la noche. Después de esta experiencia me acostumbré a coger siempre una lucecita de estas que se enchufan. Parece una tontería, sobre todo ahora que ya es más mayor, pero a veces los niños se desorientan al dormir en un sitio distinto y tienen miedo o les cuesta ir al baño de noche (y luego encontramos algún regalo por la mañana). Lola está más tranquila con la luz y con este truco conseguimos dormir con calma y cargar pilas para las emociones del día siguiente.

Otra cosa que a primera vista parece una tontería es llevar una pulsera identificativa con mi nombre y número de teléfono. De momento nunca hemos tenido que utilizarla (y cruzamos los dedos) pero ella sabe cómo funciona y en caso de un susto seguro que todo será más fácil.

barbaralolaPara terminar, un consejo muy muy importante: Intentar mantener siempre los horarios de casa. Los niños se sienten más cómodos con la rutina y comer o levantarse a la misma hora de siempre puede evitar numeritos y enfados.

Estos son consejos principales y básicos, y aunque me dejo mil cosas seguiré contando mis batallas y ayudas para viajar con niños.  De momento os animo a dar el paso, ya que es una experiencia preciosa.

Palabra de Bárbara.


AVATAR-BARBARA

*Bárbara se licenció en Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona porque su vocación desde bien pequeña era contar historias. Ha colaborado en diversos medios de comunicación culturales y de tendencias, y ahora también está con nosotros en nuestro Blog Verde Lima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram