4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

¿Cómo podemos estimular la creatividad?

La creatividad ha permitido la evolución de la especie humana. De hecho, se dice que esta capacidad definió la superioridad del homo sapiens frente a otros homínidos contemporáneos. Esta aptitud nos ha posibilitado pensar y desarrollar soluciones para superar los problemas y obstáculos a lo largo de la historia.

La creatividad no es un don divino con el que unos nacen y otros no. Es una capacidad. Y como cualquier capacidad se puede trabajar. Existen ejercicios específicos para estimular la creatividad. Pero hoy nos centraremos en tips al alcance de todos y sin material ninguno para trabajar en nuevas ideas 😉

Nuestro cerebro hace fotografías de todo lo que observamos y se las va guardando en un álbum. En el momento de pensar nuevas ideas, sacamos este álbum y nos inspiramos en estas fotografías. Cuantas más capturas tengamos, más sugestión tendremos.

Dicho así puede llevar a confusión, pero no estamos hablando de plagiar. La pura originalidad no existe. Todo, absolutamente todo viene de otra cosa. Así que no debemos tener miedo a copiar aquello que nos gusta, sobre todo al principio, ya que todos los grandes artistas han comenzado inspirándose en sus ídolos. Se trata de re-configurar, coger varias referencias y fundirlas en otra cosa.

Cada uno de nosotros resuelve la creatividad de una forma distinta. Compartir nuestras ideas con los demás y recibir su feedback puede despertar una nueva idea completamente diferente. Es interesante rodearse de gente mejor que nosotros y aprender de ellos. Las mejores ideas pocas veces son individuales, se pulen en grupo.

No hay nada más estimulante para nuestro cerebro que un bolígrafo y un papel en blanco. Todo lo que tiene que ver con las pantallas nos llevará por el mal camino: la desatención. Perderemos el tiempo y nos desviaremos mentalmente de lo que estamos haciendo.

Es importante hacer un proceso de brainstorming y no pararse en la primera idea que se nos haya ocurrido. A excepción de muchos otros ámbitos de nuestra vida, cuando hablamos de creatividad y sobretodo en la primera fase, siempre es mejor cantidad a calidad. En la creatividad, primero debemos explorar sin filtro y divertirnos,  luego ya convergeremos, ya puliremos las ideas.

Tendemos a darle vueltas a las cosas e intentar complicar las ideas porque así parece que son más originales. Gran error. Cuando nos complicamos pensando, creamos una idea enredada y que muchas veces acaba siendo incomprensible. Las cosas fáciles las damos por hechas y a nivel creativo son las menos explotadas. La idea más simple y más intuitiva puede llevarte al éxito.

La alimentación puede ser un factor favorable a la hora de aumentar la creatividad. Productos como el chocolate, el té o incluso las moras contienen propiedades que agilizan la mente, combaten la fatiga intelectual y crean nuevas conexiones neuronales.

Y por último pero no menos importante aquí van dos recomendaciones de tú a tú que nunca fallan. En primer lugar, cuando estés saturado toma distancia de lo que estás haciendo, y cuando menos te lo esperes te iluminarás. En segundo lugar,  sigue la regla de la inspiración de las 3B: Bus, Bathroom y Bedroom. Así es, el transporte público, el baño y la cama son nuestra principal fuente de inspiración. ¡Pruébalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram