4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

¿Conoces el concepto lifelong learning?

La necesidad de tener pasión por aprender

Dicen que el aprendizaje del ser humano debe tener lugar toda su vida. José Antonio María, filósofo español, afirma que existe un principio del aprendizaje que se ha cumplido a lo largo de los siglos y que ha regido siempre en la sociedad, lo que él llama “La Ley Universal del Aprendizaje”, que dice así:

“Toda persona, institución, sociedad, para sobrevivir, necesita aprender al menos a la misma velocidad a la que cambia el entorno, y si quiere progresar, tiene que aprender a más velocidad.”

Hace algún tiempo, en un post anterior dimos la bienvenida al planeta VUCA, nuestro planeta, este que cambia constantemente a una intrépida velocidad. Y al mismo tiempo que evoluciona, lo hace también todo conocimiento o tecnología que lo compone: se quedan obsoletos en un abrir y cerrar de ojos. Tiempo atrás no había ni tanta información ni esta corría tan rápido como ahora, sin embargo, en el contexto actual, la información se multiplica exponencialmente día tras día y se renueva antes de que podamos interiorizarla. Frente a esta circunstancia, no nos queda otro remedio que seguir aprendiendo. Y si somos capaces de hacerlo a una mayor rapidez de lo que lo hace nuestro entorno, nos podremos adelantar y cogerle ventaja.

En su momento, Charles Darwin, gran científico evolucionista, ya lo decía: No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio”. Y así es como debemos ser nosotros.

Bajo esta idea de adaptación a un contexto que nos exige actualizar nuestras habilidades para no quedar fuera de juego, surge el concepto lifelong learning. El lifelong learning es este nuevo paradigma educativo que consiste en aprender a lo largo de toda tu vida. De esta manera, vas ajustando todos los conocimientos a la necesidad del entorno, sobretodo, en lo que respecta el mercado laboral.

Este concepto engloba la idea que se puede aprender siempre y en todas partes e implica tener una actitud receptiva hacia nuevos aprendizajes. No obstante, muchas veces nos carece esta actitud. ¿Por qué? Como ya hemos dicho, el aprendizaje durante toda nuestra vida es fundamental para el progreso. Sin embargo, muchas veces asociamos “aprender” con el hecho de “estudiar”. Es como si confundiéramos “salud” con “dieta de adelgazamiento”, no es lo mismo.

A nivel social, e incluso personal, es imprescindible educar en una cultura del aprendizaje, se debe transmitir pasión por aprender. La buena noticia es que cada vez hay más ofertas educativas de programas de cursos y estudios. Pero no basta con eso.  Necesitamos un sistema que potencie y nos eduque para dejar de ver el aprender con mentalidad de opositor.

Tener la sensación de estar progresando, tener una actitud curiosa y tener un sentimiento de autoeficacia, ayuda a ampliar las ganas de aprender. Hacerlo, nos proporciona crecimiento intelectual, cultural, personal  y nos abre la mente.

No debemos olvidar que siempre tendremos algo que mejorar, inquietudes que resolver y habilidades por adquirir. Y no solo porque queramos matar el gusanito que pica nuestra curiosidad sino porque la sociedad nos lo exige. Y el antídoto para nuestro angustioso tiempo de incertidumbre es la mentalidad del aprendizaje. Y recordad:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram