4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

NeuroTAG – Capítulo III. ¿Pueden los pensamientos cambiar nuestro cerebro?

La ciencia creía hasta hace unos años que sólo el cerebro podía influir en sí mismo, basándose en el principio de la unidad causal, según el cual sólo lo físico puede tener un efecto sobre lo físico. Una patada puede dar movimiento a un objeto. Lo físico afecta a algo físico. Pero un fenómeno como la voluntad, que no es físico, no puede afectar al algo físico como el cerebro.

brain-2062053_1920El neurocientífico Pascual-Leone, de quien hablamos en el Capítulo 2. ¿los procesos de aprendizaje pueden modificar nuestro cerebro?, creía que los pensamientos son capaces de cambiar la estructura física del cerebro, y lo confirmó con un experimento:

Creó dos grupos con participantes que nunca habían tocado el piano. Enseñó a los grupos una secuencia de tonos mostrando las teclas que debían presionar, el primer grupo debía sentarse durante dos horas al día delante de un piano e imaginar las teclas para reproducir la secuencia. El segundo grupo, tocaba físicamente la secuencia también durante dos horas al día.

Sus cerebros se registraron antes y después de la prueba y el hallazgo fue que los cerebros habían cambiado de manera similar en los dos grupos, tanto los que hicieron el ejercicio mental como el físico.

Los médicos Guang Yue y Kelly Cole realizaron un experimento similar en el que demostraron que se pueden entrenar los músculos con la fuerza del pensamiento. Crearon dos grupos, uno de ellos entrenó realmente y el otro sólo imaginó el entrenamiento. El primero aumentó su fuerza muscular en un 30% y el segundo en un 22%.

Pero esta “fuerza” va más allá del aprendizaje físico. Otras habilidades como la empatía o la moralidad, pueden entrenarse y modelarse a través del poder del pensamiento. Incluso se está viendo eficiencia en el tratamiento de rehabilitación tras un ictus y otros trastornos, y también en casos de depresión y dificultades perceptivo cognitivas.

Pero, ¿cómo es posible que el cerebro pueda cambiar fisiológicamente por el poder del pensamiento? La razón principal es porque, por el cerebro, la diferencia entre pensar algo y hacerlo es mínima. La idea de una acción desencadena las mismas actividades cerebrales que la misma acción. Y numerosos experimentos lo han demostrado.

Partiendo de esta realidad, apareció una hipótesis: debería ser posible desarrollar dispositivos que pudieran leer los pensamientos y transferirlos a una acción con la ayuda de otro dispositivo. Durante los años 90, los científicos Miquel Nicolelis y John Chapin, realizaron experimentos para medir los pensamientos de animales. Por ejemplo, enseñaron a una rata a apretar un botón para conseguir una gota de agua. Después implantaron micro electrodos en las áreas del cerebro que se encargaban de realizar esta acción tan simple. La información era transmitida a un ordenador de manera que la rata conseguía una gota de agua solo con pensar en apretar el botón.

El objetivo final de estos experimentos era ayudar a las personas con algún tipo de inmovilización. En 2006 se logró por primera vez con un hombre de 25 años con la médula espinal lesionada paralizado de la cabeza hasta los pies. A través de la implantación de electrodos en el cerebro y con cuatro días de entrenamiento, era capaz de abrir correos electrónicos, seleccionar programas de televisión o ajustar el volumen a través del poder de sus pensamientos en un ordenador.


NeuroTAG1

NeuroTAG es nuestra sección para acercar la neurociencia, un campo que estudia el sistema nervioso y todos sus aspectos, un área multidisciplinar que abarca muchos niveles de estudio. Por este motivo nos parece muy interesante, porque puede aplicarse en muchos ámbitos de la vida y el día a día.

Vamos a hablar de ciencia, pero lo haremos de un modo relajado, como si tomáramos un café. Vamos a hablar de experimentos que cambiaron la forma de ver las cosas y cómo podemos aplicarlo en nuestras vivencias.

Esta sección está compuesta por 6 capítulos que parten del estudio “La fuerza del pensamiento” llevado a cabo por ANE International (Academy of Neuroscience and Education). 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram