4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

Reflexiones pandémicas (I)

Sobre la vida y otras cosas

No voy a ser yo quien diga que esta crisis (o cualquier crisis) es una oportunidad, aunque si algo le veo bueno, es haberme recordado una expresión que me dijo un jefe que tuve durante otra vida profesional, del que aprendí muchas cosas (especialmente muchas que… no había que hacer 😉 ) aunque tenía una expresión que me sigue fascinando:

“Acción sin reflexión es igual a barberie”

Y en eso estuve este fin de semana. Empecé una serie de Netflix (de quien sino)  titulada ‘El desorden que dejas’, un adictivo “thriller” a la gallega, adaptación de la novela homónima de Carlos Montero que él mismo se ha encargado de convertir en una miniserie de ocho episodios, que transcurre Novariz un espacio literario imaginario creado por él en su premiada novela del mismo nombre.

Y sin hacer ningún tipo de “spoiler”, comparto con vosotr@s una escena donde una de las profesoras de literatura que da clases a adolescentes, en un momento dado explica que,  Dalai Lama contaba:

“Cuando conozcas a alguien se AMABLE, porque dentro de él siempre se esta produciendo una batalla”

y es que dentro nuestro, siempre se esta produciendo esa batalla, y escribir tiene que ver con eso. Ser capaces de explicar lo que nos duele, aunque nos dé vergüenza, por eso hay que ser consciente que cuando escribimos corremos el riesgo de no salir indemnes, hay que ser valiente de enfrentarse nuestro abismo, la disyuntiva entre lo que queremos ser y… lo que somos realmente.

La literatura apela a nuestros miedos, nuestras miserias, nuestro dolor, por eso la única vergüenza es la mentira, la cobardía de no poder (o no saber) explicar nuestros sentimientos.

#PUESESO y como decía al principio… acción sin reflexión igual a barbarie.

Javier Zuazola
Managing Director en Travel Advisors Guild

Comments (2):

  1. Laura Rodriguez

    enero 14, 2021 at 1:58 pm

    Javier, totalmente de acuerdo con tu reflexión. Estos difíciles meses y los que nos quedan nos han enseñado a compartir nuestra vulnerabilidad para estar más unidos. Al final estamos juntos en esto, con nuestras agencias, hoteles y mercados de los que dependemos. Por mi parte humildad, apertura, y valor, aceptando como dices que estamos en una batalla donde se oponen nuestra ilusión, espíritu positivo y energía con una realidad llena de obstáculos que nos genera miedos. Y la batalla, como dices no solo está ahí fuera en forma de guerra vírica si no en cada uno de nosotros, sobre todo en nuestro sector. Un fuerte abrazo, Laura.

    Responder
  2. Carlos

    enero 18, 2021 at 10:57 am

    Me quedo con:
    Ser capaces de explicar lo que nos duele, aunque nos dé vergüenza, por eso hay que ser consciente que cuando escribimos corremos el riesgo de no salir indemnes, hay que ser valiente de enfrentarse nuestro abismo, la disyuntiva entre lo que queremos ser y… lo que somos realmente.
    Verse a si mismo es muchas veces doloroso

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram