4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

‘High Tech, High Touch’: Cuando la ingeniería social está por encima de la tecnología

Cualquiera que eche la vista atrás a hace dos décadas queda sorprendido por los avances tecnológicos que actualmente nos hacen la vida más fácil. Mucho han cambiado las cosas y, por ello, resulta de vital importancia escuchar y leer atentamente lo que las mentes más privilegiadas del mundo tienen que decir acerca de esta revolución digital de la que nadie puede escapar, así como de sus consecuencias. Este es el caso del escritor futurista estadounidense Alvin Toffler, quien a pesar de dejarnos en 2016 sigue siendo todo un referente para entender nuestra sociedad desde la perspectiva de las nuevas tecnologías, los efectos de la globalización y el imperio del conocimiento.

dataDel estadounidense hemos heredado un concepto de lo más interesante y que nunca, jamás, habría que menospreciar: el denominado High Tech, High Touch, lo cual podría traducirse como “alta tecnología con alto contacto personal”. Toffler fue de la opinión de que, a pesar de los drásticos cambios en nuestra forma de comunicarnos y nuestra relación con la tecnología, nunca, jamás, habría que menospreciar a la ingeniería social, es decir, a las personas.

Por mucho que los ordenadores nos hayan facilitado la vida, que los datos del Big Data ahora sean analizados y estudiados con fría precisión y que la tecnología más puntera esté al alcance de todos y cada uno de nosotros, el escritor futurista hizo hincapié en que en este nuevo modelo económico todos y cada uno de nosotros deberíamos ser lo primero. Textualmente escribió lo siguiente: “La sociedad necesita personas que cuiden de los ancianos y que sepan ser compasivos y honestos. La sociedad necesita personas que trabajen en hospitales. La sociedad necesita todo tipo de habilidades que no sean solo cognitivas; son emocionales, son afectivos… porque no se puede ejecutar la sociedad solo en las pantallas de datos y computadoras”.

manos¿En ese sentido vamos por el buen camino? Todavía queda mucho por avanzar y hacer al respecto, ya que los procedimientos de transformación tecnológica formalmente están organizados de arriba a abajo y no de forma horizontal, lo cual sería lo ideal. No obstante, tal como Toffler afirmó en su día, ante todo deberíamos ser conscientes de nuestros criterios a la hora de tomar decisiones.

Decidamos lo que decidamos tendríamos que tener a las personas en lo más alto de nuestra escala de valores y actuar acorde con ello. Sí, los ordenadores llegaron hace ya muchos años para quedarse, pero el ser humano debería ser la pieza central y más importante sobre la que gira nuestra sociedad. En nuestras manos está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram