4637861224.8dd5717.6ca74e71b31b42d88d140107a017c494

Vaciar para seguir aprendiendo

Dicen que los proverbios, y otros dichos forman parte de la llamada sabiduría popular que recoge la dilatada experiencia individual y colectiva de la Humanidad.

“Cuenta la leyenda que un viejo maestro zen estaba bebiendo té tranquilamente cuando un guerrero llamó a su puerta. (…) El guerrero se sentó frente a su anfitrión tan pronto pudo. Devoró con ansia las bolas de arroz que el maestro le ofrecía como cortesía y, con la boca aún llena, comenzó a explicar todos los títulos y trofeos que había acumulado con los años.

El guerrero era joven, pero se había dedicado con mucha pasión a sus tareas, por lo que atesoraba suficientes relatos y galardones como para mantener al anciano escuchando mientras el sol caía y se fundía con el lomo de las montañas. Ya era noche cerrada cuando el joven guerrero terminó de contar sus hazañas.

– “Maestro” -dijo entonces- “He venido a que me enseñe los secretos del conocimiento zen”.

El anciano venerable le miró por encima de sus lentes de media luna y calló. En silencio, ofreció al guerrero una taza de té y comenzó a verter el líquido de una tetera pequeña y reluciente. Con aire distraído, como sin darle mayor importancia, sirvió el té hasta que la infusión rebosó la taza, derramándose por el costado del recipiente y manchando el mantel, la mesa y el suelo.

– “¡Maestro! ¡La taza ya está llena, no puede seguir sirviendo té!”, advirtió alarmado y sorprendido el impulsivo guerrero.

– “Exacto” -respondió el anciano maestro- “Usted ha venido a mi casa para estudiar mis artes, pero ya trae la taza llena, ¿cómo creyó que podría aprender algo?”

Ante el silencio confundido y avergonzado del guerrero, el maestro prosiguió con tranquilidad:
-“A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada”.

El escritor Alvin Toffler en su famoso libro La tercera ola citó “Los analfabetos del s. XXI no serán aquellos que no sepan leer ni escribir, sino aquellos que no sepan desaprender”.

Hace tiempo en nuestro blog hablamos sobre el lifelong learning, este concepto que engloba la idea de seguir aprendiendo a lo largo de toda tu vida para así ir ajustando todos tus conocimientos a la realidad del entorno. Aunque aprender no significa cantidad sino calidad, confusión que nos lleva a una brecha de conocimiento.

Como probablemente todos hayamos escuchado alguna vez, el concepto “infoxicación” que es el exceso de información. Es no profundizar en nada y saltar de una cosa a la otra. Recibimos constantemente información, la vemos y la leemos con más o menos atención y en algunas ocasiones consideramos que la hemos retenido y, por consecuencia, aprendido.

La información no es conocimiento

El proceso de aprendizaje requiere la asimilación y retención del contenido. Podemos estar todo un día escuchando las noticias a través de la televisión, siguiendo la actualidad minuto a minuto por twitter o incluso leer un artículo curioso en Facebook, entre otros muchos medios. Pero en casi el 90% de estas situaciones no estamos… ni ante el contexto idóneo, ni prestando la atención necesaria que requiere eso que supuestamente nos “interesa”.

Irán pasando los días e iremos adquiriendo nuevamente y (constantemente) información. Creeremos que sabemos de ello. Pero… ¿con cuántos de estos temas somos capaces de hacer una explicación de 20 minutos o más?

Somos mucho más ignorantes de lo que nos pensamos. Y esta premisa no se debe aceptar como crítica sino como motivación. En cuanto seamos mucho más conscientes de lo que no sabemos frente a lo que sí, nacerá nuestra curiosidad. Y aprender es eso. Es ser capaz de transformar esa curiosidad en conocimiento para poder ser compartido.

Debemos aprender a desaprender. No se trata de borrar u olvidar lo aprendido, sino de no ser esclavo de ello.  No ser esclavo de aquello que supuestamente sabemos porque nos limitará y nos cerrará nuevas ventanas de aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Instagram